Razones para abrir cuentas bancarias en el extranjero

A continuación se resumen las diferentes razones que llevan a particulares y a empresas a abrir las cuentas bancarias en el extranjero para esconder el dinero. A primera vista, nadie debería invertir su dinero fuera del país de residencia. Un inversor conoce mejor su país que cualquier otro territorio y con relativa facilidad puede informarse de las leyes aplicables y de sus modificaciones. Puede recabar la ayuda de expertos y cambiar de asesores. Conoce bien el idioma, las costumbres, la gente, las distintas regiones, lo que producen y lo que necesitan. 

Sin embargo, hay situaciones y circunstancias donde nos encontramos obligados a protegernos de nuestro propio gobierno y trasladar una parte, o la cantidad total de nuestros bienes a una cuenta offshore en el extranjero. 

Las 3 Razones principales para abrir cuentas bancarias en el extranjero son: 

Diversificación de inversiones

El objetivo de la apertura de la cuenta bancaria en el extranjero en este caso es buscar nuevas inversiones o emprender actividades comerciales, que a veces son más rentables en otros países que en el de residencia. Aunque estas operaciones pueden realizarse desde el propio país a través de un banco local, muchas veces pueden llevarse a cabo de forma más eficiente y flexible a través de terceros países y agentes de inversiones ubicados en el extranjero. 

Ahorro de impuestos 

Es frecuente cuando se abre una cuenta bancaria en el extranjero con el objetivo de buscar unas mejores condiciones impositivas para cantidades que pueden ser invertidas ventajosamente en otro país, y repatriarlas cuando se desee. Por ejemplo, en ocasiones es más conveniente, desde el punto de vista fiscal, invertir desde el extranjero en el país de residencia que invertir desde dentro del propio país. 

Otras veces se persigue huir de los impuesto excesivos, evitando realizar operaciones comerciales cuya tributación merme significativamente el rendimiento final. En este caso abriendo una cuenta bancaria para su sociedad en el extranjero usted ahorra, a largo plazo, unas cantidades de dinero bastante altos. 

Protección de bienes y privacidad

Abriendo una cuenta bancaria en el extranjero, la meta que se persigue es aumentar las garantías del los propios fondos y de los ahorros conseguidos con esfuerzo durante años. 

Tener un depósito o cuenta bancaria de ahorro en otro país para la jubilación o por si las cosas van mal: divorcios, pleitos, responsabilidad civil, amenaza de cárcel, puede garantizarle una seguridad al día de la mañana. Por ejemplo, cada vez hay más profesionales y no solo médicos y cirujanos, que se ven sometidos a reclamaciones multimillonarias. Las personas con medios económicos buscan formas de protegerse de estas eventualidades. 

Además del uso licito de estos sistemas financieros, existen acciones claramente delictivas asociadas con ellos. Evasores de impuestos, políticos corruptos y el crimen organizado utilizan la economía offshore y cuentas bancarias en el extranjero para no pagar a Hacienda, en la menos mala de las situaciones, y más frecuentemente para blanquear las ganancias de actividades delictivas. Nuestra empresa no apoya el uso de centros financieros offshore para actividades delictivas.