17 países donde vivir sin los temidos impuestos de la renta

Índice [Ocultar] [Mostrar]

Para muchos países, el impuesto sobre la renta se ha convertido en la primera fuente de ingresos. Benjamín Franklin una vez dijo: “En esta vida solo hay dos cosas seguras: la muerte y pagar impuestos”. Sin embargo, en nuestro mundo hay lugares donde se puede evitar la mitad de esta afirmación.

En este articulo le vamos a hablar sobre los 17 mejores países donde no se paga el impuesto sobre la renta. Estos países y sus gobiernos han demostrado que un territorio puede crecer y desarrollarse sin aplicar este impuesto, países donde los ciudadanos no están obligados a trabajar la mitad del año para el estado y solo otra mitad para sus propios beneficios.

Durante toda nuestra vida nos hacen pagar impuestos de forma obligatoria. A unos se los descuentan directamente del sueldo, otros tienen que presentar la declaración y durante un periodo corto pagar lo que les reclama la hacienda. ¿Pero a dónde va este dinero? ¿Por qué no podemos decidir en qué se gastaría, ya que lo hemos generado y ganado nosotros? Cada vez más y más gente se hace esta pregunta y al no encontrar una respuesta satisfactoria, empiezan a considerar la opción de mudarse a otros países.

17 Países sin impuestos de la renta

Por supuesto no todos estos países donde no se paga el impuesto de la renta serían de gran interés para la mayoría de la gente. Algunos de ellos son pequeñas islas y en realidad no hay prácticamente nada en ellas, pocas universidades y negocios, en otros países la situación civil es muy peligrosa para poder mudarse con toda la familia y estar tranquilos por tus hijos. Otras jurisdicciones que, al contrario, atraen a muchos trabajadores e inversores de todo el mundo, aprovechan del interés y establecen una lista estricta de los requisitos que hay que cumplir para beneficiarse de las ventajas impositivas. ¿Qué pasa en estos casos? Que a veces uno de los requisitos requiere una inversión grande y un trabajador de clase media no puede enfrentarse a este gasto.

Sin embrago, no hay nada imposible y a continuación hemos preparado una lista prácticamente completa de los países donde los residentes no pagan impuesto sobre la renta. Y nunca se sabe, a lo mejor en ella encontrará su futuro país de residencia.

Islas Vírgenes Británicas

Islas Vírgenes Británicas es el centro financiero offshore más conocidos del mundo. Por lo tanto, impuesto sobre la renta, ganancias de capital, impuesto de sociedades, impuesto sobre sucesiones y sobre venta de activos allí no existen. Los únicos impuestos que financian el estado de BVI son los que pagan las empresas sobre la nómina y el seguro social de los empleados. Las empresas pequeñas y las que generan menos de 300.000 USD aprovechan de un régimen especial y en vez de pagar 14% pagan 10%.

A pesar de todas las ventajas impositivas que ofrecen las Islas Vírgenes, es muy difícil obtener el permiso de residencia en esta jurisdicción offshore. El gobierno autoriza solo 25 permisos de residencia por año y hay un limite de días de permanencia en las islas al año de 270 días.

Ciudad del Vaticano

A pesar de la ausencia de un sistema tributario, los ingresos del Vaticano ascienden a una cantidad bastante significativa. Esto es una consecuencia de las donaciones de creyentes que llegan de todo el mundo, ganancias de la venta de materiales impresos propios a los turistas e ingresos por inversiones en grandes empresas y bancos. Todo esto garantiza el desarrollo del estado sin impuestos. Por desgracia, mudarse a Vaticano buscando el régimen impositivo favorable nunca llegará a ser la opción para la mayoría de nosotros.

Brunéi

Brunei es el único país asiático en la lista de países donde no se pagan los impuestos sobre la renta. Como la mayoría de los países donde este tipo de impuesto no contribuye al desarrollo del estado, el petróleo y el gas son los recursos para recibir la mayor parte de los ingresos del gobierno. Sin embargo, ni el gas, ni el petróleo, ni el turismo pueden proporcionar completamente al estado, por lo tanto, los ciudadanos de estos países pagan impuestos alternativos: 5% de su salario al fondo fiduciario de la seguridad social y 3.5% al fondo de pensiones.

Antes de considerar Brunéi como la opción para la residencia permanente hay que tener en cuenta que es un país musulmán y muchas costumbres que forman la base de vida diaria pueden ser un poco chocantes para los residentes de Europa.

Las Islas Bahamas

Siendo uno de los países más ricos del Caribe, la economía de las Bahamas depende en gran medida del turismo y el sector bancario offshore.

Aproximadamente 70% de ingresos del gobierno provienen de aranceles de importación. A pesar de que los ciudadanos de estas islas no tienen que pagar el impuesto sobre la renta, los empleados están sujetos a 3.9% (un máximo de $ 31,200 por año) a favor de un fondo de seguridad social llamado Seguro del Estado.

Para conseguir el permiso de residencia en Bahamas es necesario hacer una inversión en un negocio o comprar una propiedad por una cantidad mínima de 500.000 USD y máxima de 1.500.000 USD. Más alta es la cantidad, más rápido va a ser el proceso de la aprobación de la residencia. El permiso solicitado para una persona le da el derecho a trasladarse a offshore con toda su familia. Al mismo tiempo, las regulaciones gubernamentales no imponen a los inversores ninguna obligación de permanecer en las Bahamas durante un número mínimo de días o semanas para mantener el estatus de residente.

Islas Turcas y Caicos

Las Islas Turcas y Caicos son un lugar atractivo para los inversores de todo el mundo, ya que el estado no exige el pago de los impuestos directos. Los ciudadanos de las islas están exentos del impuesto sobre la renta, así como los impuestos sobre herencias y donaciones. Para las personas jurídicas, solo se proporcionan tarifas obligatorias de licencia. Los impuestos a la importación se retienen tanto de las personas jurídicas como de las físicas, los empleadores y los trabajadores en condiciones conjuntas pagan primas de seguro social.

Ya que la vida estas islas es muy cara, el gobierno tiene un programa favorable para los que quieren obtener la residencia permanente. Con el pago de 1.000 USD al año se puede obtener una residencia permanente que puede ser cambiada por la residencia temporal después de 5 años.

Mónaco

Mónaco es la capital de la riqueza mundial. En el pequeño territorio de este país vive y pasa sus vacaciones la gente más famosa y afortunada del mundo. El secreto de este amor incondicional por este país es claramente su sistema impositivo que libra a sus ciudadanos de los impuestos sobre la renta, ganancias de capital, donaciones y los impuestos sobre sucesiones que se han reducido significativamente.

Una excepción a esta regla son los ciudadanos de Francia, con quienes Mónaco ha firmado un acuerdo bilateral especial. Según él, los franceses, que han vivido en Mónaco por menos de 5 años, deben pagar el impuesto sobre la renta a las autoridades frencesas.

El único impuesto que se impone a absolutamente toda la población activa del principado, independientemente de si es el empleador o un empleado, es el impuesto al fondo de seguridad social, que varía entre 19 y 40%. Gracias a este impuesto las pensiones en Mónaco son unas de las más altas en el mundo. Para obtener la residencia permanente en este país es necesario hacer una inversión en forma de depósito por una cantidad de 500.000 EUR o comprar una propiedad por el mismo importe. Además, es obligatorio que pase más que 6 meses y un día en el territorio de Mónaco.

Bermudas

Las islas Bermudas son uno de los paraísos fiscales más ricos en el mundo. La economía local de estas islas depende en gran medida de las empresas de servicios financieros que han establecido sus propios negocios en el país y realizan actividades comerciales en todo el mundo. A pesar de que no se cobra el impuesto sobre la renta, las empresas tienen que lagar 15,5% sobre la nómina de los empleados. Los trabajadores también tienen que pagar $30.40 por semana en forma de contribución social y el empleador paga la misma cantidad.

La mejor manera de convertirse en un residente fiscal en Bermudas es haciendo una inversión, estableciendo un negocio allí o por una visa de trabajo. Sin embargo, tiene que asegurarse de tener los fondos suficientes para poder tener una vida cómoda en este país y poder enfrentarse a todos los gastos.

Omán

En Omán, como en muchos otros países de esta lista, la mayor parte de los ingresos para el desarrollo del país viene desde la venta de petróleo. El ingreso mensual de la exportación excede los $ 8 mil millones, lo que permite liberar a los ciudadanos de una carga impositiva y eliminas la necesidad de establecer el impuesto sobre la renta.

Además, el nivel de inflación en Omán es muy bajo, solo 1,1% y el impuesto sobre la venta (IVA) es igual a 0%.

A pesar de que la base del bienestar de Omán es el petróleo, ahora los inversores de todo el mundo vienen al país para invertir y trabajar en otras áreas financieras. Sin embargo, vale la pena mencionar, que si no puedes vivir sin una Coca-Cola o copa de vino blanco, Omán no es un país para ti. El gobierno del país ha introducido un impuesto del 100% sobre las bebidas energéticas, 50% sobre las bebidas gaseosas y 100% sobre el tabaco. Gracias a estas medidas el gobierno de Omán tiene la intención de recibir ingresos adicionales de 100 millones de riales ($ 260 millones) y reducir la dependencia de la economía de los ingresos del petróleo.

San Cristóbal y Nieves

San Cristóbal y Nieves tiene un sistema de impuestos optimizado y muy favorable. En el país no existe el impuesto sobre la renta y ganancias de capital de las operaciones en el extranjero. Esta característica motiva a los inversores con negocios internacionales a colocar capital en el país y convertirse en residentes fiscales. Los que no buscan abrir un negocio en San Cristóbal y Nieves tienen la opción de comprar un permiso de trabajo que cuesta poco más que 600 USD.

Los impuestos alternativos incluyen el pago al fondo de la seguridad social de 5% de total de las ganancias. También se cobra una carga adicional por la construcción y el desarrollo de viviendas. La tasa del impuesto varía según la cantidad de ganancias anuales.

El pasaporte de San Cristóbal y Nieves da el acceso a 130 países y haciendo una inversión de 250.000 USD por persona o 400.000 USD por pareja cualquiera persona que tenga más que 18 años puede solicitarlo. Además después de 7 años se puede vender la propiedad y recuperar este dinero.

Qatar

Qatar es el país más rico del mundo en términos de PIB per cápita donde los ingresos principales para el desarrollo de infraestructura provienen de la producción de gas: la reserva de gas se estima como la tercera más grande del mundo.

Las empresas involucradas en la extracción y procesamiento de gas y petróleo en Qatar pagan hasta el 35% del impuesto de sociedades. Sin embargo, el gobierno no aplica impuestos sobre la renta, dividendos, regalías y ganancias a sus residentes fiscales. La única obligación impositiva de los ciudadanos es el pago de 5% del impuesto social.

Desde hace varios años Qatar se ha convertido en un lugar muy atractivo para los expatriados que vienen a trabajar en las empresas internacionales y aprovechan de este régimen impositivo favorable. Muchos de ellos se quedan en Qatar durante unos años y luego con las ganancias generadas vuelven a sus países de origen. Otra ventaja de Qatar que puede ser muy atractiva para la residencia permanente es la tasa de criminalidad, que es bastante baja. El país es considerado uno de los más seguros del mundo y muchos residentes no cierran las puertas de sus casas y coches.

Vanuatu

Vanuatu ofrece uno de los sistemas tributarios más leales en el mundo. Las condiciones fiscales en la isla son igual de favorables para residentes y no residentes. No hay impuesto sobre la renta, el aumento de riqueza, la herencia, las ganancias y la exportación de capital. Las sociedades offshore (IBC) están exentas de cualquier impuesto durante los primeros 20 años.

Para los que buscan obtener un permiso de residencia en Vanuatu hay programas de inversión bastantes económicos. Con la compra de propiedad de valor de 80.000 USD y teniendo ingresos mínimos de 2.000 USD al mes, cualquiera persona puede convertir esta isla en su casa. 

Kuwait

Kuwait es el sexto exportador de petróleo del mundo. En este país 95% del presupuesto estatal se financia con los ingresos de la venta de petróleo. Gracias a sus recursos naturales Kuwait se ha convertido en uno de los países más ricos del mundo con el mayor ingreso per cápita.

A pesar de la ausencia del impuesto sobre la renta, los ciudadanos kuwaitíes pagan el 7,5% de sus salarios en forma de contribución al seguro social, y sus empleadores pagan hasta el 11%.

A pesar de la estabilidad en el sector financiero, la situación política en Kuwait no es bastante estable. En últimos 5 años el parlamento del país ha sido substituido seis veces debido a la corrupción y desconfianza por parte de los ciudadanos.

Las Maldivas

La economía de Las Maldivas crece gracias al turismo y la mayoría de los impuestos van al presupuesto a través de aranceles de importación e impuestos al turismo.

Durante muchos años los ciudadanos de Las Maldivas estaban exentos de los impuestos sobre la renta. Sin embargo, debido a los problemas financieros que llevaba acumulando el país y por la falta de ingresos para financiar el presupuesto estatal, el 4 de diciembre de 2019, el parlamento de Maldivas aprobó la ley del impuesto sobre la renta.

De conformidad con la legislación vigente, los ciudadanos de esta jurisdicción pagan el impuesto sólo cuando realizan actividades empresariales, y los ingresos de los trabajadores extranjeros están sujetos al impuesto sobre la renta por un total de 3% al transferir fondos al extranjero.

De conformidad con la ley aprobada, las tasas del impuesto sobre la renta serán las siguientes:

hasta 43.000 EUR - 0%

de 43.000 EUR a 72.000 EUR - 5.5%

de 72.000 EUR a 108.000 EUR - 8%

de 108.000 EUR a 143.000 EUR - 12%

desde 143.000 EUR - 15%

Además, la lista de impuestos para no residentes se está ampliando.

Nauru

Nauru es un pequeño estado ubicado en una pequeña isla de coral en el Océano Pacífico, con una población de solo 10 mil personas que viven en un área de 21 km2.

Antes Nauru comparaban con Mónaco, un pequeño paraíso fiscal para la gente con alto poder adquisitivo. Sin embargo, después de que las minas de roca de fosfato se quedaron sin recursos, la isla experimentó un grave desastre ambiental, y en un intento de ganar dinero a principios de los años 90 del siglo pasado, se decidió convertir a Nauru en una jurisdicción offshore. Como el resultado, se hizo tan popular que las instituciones financieras americanas que luchan contra el lavado de dinero se vieron obligadas a prohibir la creación de bancos offshore en la isla. Sin embargo, el gobierno ha mantenido el programa de exención del impuesto de la renta y hasta el día de hoy, la tasa impositiva corporativa en Nauru sigue siendo una de las más bajas del mundo de tal solo 10%.

Los Emiratos Árabes Unidos

Los Emiratos Árabes Unidos tienen uno de los niveles más altos del ingreso per cápita, llegando casi a $ 49,000. En este país no existe impuesto sobre la renta o impuesto sobre las ganancias de capital, lo que lo hace muy atractivo para las inversiones extranjeras y expatriados que buscan régimen impositivo favorable y mejoras del sueldo.

El sistema fiscal del país en lugar de imponer impuestos de la renta a las personas físicas repone su presupuesto gracias a los pagos de las empresas petroleras que pagan hasta el 55% del total de las ganancias en forma de impuesto corporativo. Como resultado y debido a que el país ocupa el séptimo lugar en el mundo en términos de reservas de petróleo crudo y gas, 80% del presupuesto de Los Emiratos Árabes Unidos se financia con el dinero del petróleo. Los bancos extranjeros pagan hasta el 20% en impuestos.

Ha de mencionar que los trabajadores extranjeros no pagan impuestos sociales en el país, mientras que los ciudadanos de los Estados Árabes deben pagar alrededor del 5% de sus ingresos al seguro social. Los empleadores de ciudadanos también deben pagar en media de 13% en forma de contribuciones al fondo social, pensiones y por servicios sociales.

Islas Caimán

Islas Caimán es un verdadero paraíso fiscal y uno de los sitios más conocidos en el mundo para los esquemas offshore. En este país no hay impuestos sobre la renta y las ganancias, no hay IVA, ni pagos al favor de seguros estatales obligatorios. Los únicos impuestos indirectos que hay en Islas Caimán son los aranceles sobre los bienes importados, que pueden alcanzar el 25%. De esta forma la financiación del presupuesto del país se basa en impuestos de importación, los pagos que hacen los empleadores al favor del fondo de pensión de los empleados y las tarifas de registro y renovación anual de todas las sociedades, y hay muchas, que se establecen allí.

Para todos aquellos que quieren convertir las Islas Caimán en su residencia permanente y disfrutar de sus playas de Caribe, el gobierno ofrece la posibilidad de hacer una inversión de 500.000 EUR, de los que la mitad tiene que ir para la compra de la vivienda.

Bahréin

Bahréin es el estado árabe más pequeño ubicado en el Golfo Pérsico. Al no tener impuesto sobre la renta, Bahréin recibe ingresos de las exportaciones petroleros, que proporcionan al país hasta el 70% de los ingresos presupuestarios.

Sin embargo, para mantener la economía del país, el gobierno impone varios tipos de impuestos municipales y sociales. Por ejemplo, las personas físicas y jurídicas que alquilan inmuebles pagan un impuesto municipal de 10% del total precio del alquiler. Las deducciones mensuales pagadas por el empleador a la Organización del Seguro Social representan el 4% del salario de cada trabajador extranjero y el 12% del salario de cada ciudadano de Bahréin.

Llegar a ser un ciudadano de Bahréin es bastante difícil para un extranjero ya que se requiere vivir en él durante al menos 25 años. Sin embargo, es bastante fácil obtener un permiso de residencia. Para ello es necesario cumplir al menos una de las siguientes condiciones: poseer bienes inmuebles en el territorio de Bahréin, tener una visa de trabajo o llevar una actividad comercial registrando una empresa local.