Invertir en oro: cómo y por qué

¿Estás pensando invertir en oro? ¿Has leído o escuchado algo relacionado con este metal precioso y buscas más información?

Vamos a tratar de arrojar un poco de luz sobre el asunto con el siguiente artículo, en el que hablaremos de por qué invertir en oro es una buena idea, así como tus opciones para hacerlo.

4 motivos para invertir en oro

¿Sabías que no es preciso tener una gran fortuna para invertir?

A menudo asociamos el oro con grandes riquezas, solo al alcance de potentes poderes adquisitivos.

Nada más lejos de la realidad.

A día de hoy se puede empezar a invertir en oro con menos de 50€, y por ahí empezamos la lista de razones por las que optar por uno de los metales más cotizados de la historia:

1) No necesitas invertir mucho

Evidentemente, cuanto más inviertas más margen de beneficios consigues, pero entrar en el mundo del oro ya es posible para cualquiera. Sí: existen lingotes de 1 gramo de peso que se venden por cantidades cercanas a los 50€.

2) Es estable en tiempos de crisis

La divisa tiende a devaluarse cuando un país está atravesando una crisis económica. Es algo inevitable.

Con el oro, en cambio, sucede lo contrario porque estamos hablando de un metal precioso que es:

  • Finito: solamente existe cierta cantidad de oro en el mundo; no es una fuente inagotable.
  • Demandado: se utiliza en la joyería principalmente, por lo que su demanda siempre se mantiene estable.
  • Valioso en todo el mundo: en cualquier país y cualquier momento te van a cambiar el oro físico por la divisa nacional.

Por tanto, invertir en oro es una solución a prueba de crisis, recesiones económicas e incertidumbres políticas en cualquier lugar del mundo.

3) Es fácil de almacenar

Como ahora veremos, las formas más habituales de invertir en oro son a través de una ETF, de un fondo de inversión o comprando oro físico.

En los dos primeros casos no nos tenemos que preocupar en absoluto por el espacio físico. Si nos decidimos por comprar oro en forma de lingotes, monedas o joyas, sí que tendremos que pensar dónde guardarlo.

Contratar un seguro y distribuirlo bien en distintos lugares se antoja fundamental para esta opción.

4) No está sujeto a impuestos

Los lingotes de oro están considerados por el Estado como una inversión, por lo que están exentos de impuestos añadidos cuando los compramos. No sucede lo mismo con las monedas o las joyas.

Lo que debes saber antes de invertir

El oro es de los pocos activos con un valor en constante crecimiento a lo largo de la historia. En otras palabras: es una apuesta segura.

A pesar de ello, hay cosas que te conviene conocer. Son estas:

Correlacionado con el dólar

El valor del dólar se relaciona de una forma inversamente proporcional al del oro: cuando el dólar baja, el oro sube y viceversa. Esto va muy ligado a lo que hemos visto sobre la estabilidad del oro en tiempos de crisis, incertidumbres políticas y caídas en los mercados financieros.

Ideal para inversiones a largo plazo

Es muy interesante apuntar que el crecimiento seguro del oro siempre se ha dado a largo plazo. Es decir: comprar oro no garantiza beneficios en quince días, ni en un mes, ni en dos años.

Depende del momento y situación.

Es posible invertir en oro mañana mismo y que su valor sea menor dentro de cuatro años, pero al mismo tiempo es muy posible que ese valor se multiplique dentro de diez.

El valor del oro es cíclico

Está demostrado que el valor del oro tiene un comportamiento cíclico a lo largo del año, y que el mejor momento para realizar inversiones a corto y medio plazo es adquirirlo durante los meses de julio, agosto y septiembre.

Eso no quiere decir que si compramos oro fuera de esos meses vayamos a generar pérdidas; en absoluto. Recordemos el punto anterior, en el que consideramos el oro como un gran aliado como inversión a largo plazo. Hasta ahora ha sido mucho más beneficioso invertir en oro en el peor mes del año y hacer la venta al cabo de diez años que comprar en agosto y vender en abril.

Se puede comprar de distintas maneras

Si decides invertir en oro comprándolo, estas son las opciones más comunes:

  • Lingotes

Los hay de distintos tamaños y no están sujetos a impuestos añadidos, como hemos visto antes.

  • Monedas

Las monedas de oro tienen la ventaja de que también tienen valor numismático, así como que son fáciles de almacenar.

  • Joyería

Las joyas de oro no están consideradas como una inversión, por lo que sí que están sujetas al valor añadido impuesto por el gobierno del país en cuestión, al igual que las monedas de oro. También son fáciles de almacenar.

Formas de invertir en oro

Llegamos a la parte interesante. Ya conoces las reglas de invertir en oro, y ahora quieres saber por dónde empezar.

Estas son tus opciones:

Comprar oro físico

Monedas, joyería o lingotes.

La tercera opción es la más común: comprar lingotes, conservarlos y venderlos.

La parte de conservarlos puede ser problemática, ya que un lingote de tamaño normal (algo más de 31 gramos) se puede ir hasta los 6.000€ y tener tantas piezas en casa de semejante valor suele generar intranquilidad.

Comprar oro físico a través de un servicio online

Una opción comodísima que te exime de cualquier responsabilidad, incomodidad e intranquilidad.

Existen servicios en la red para comprar y vender oro, y que además te permiten almacenarlo en Suiza. Por ejemplo, Gold Switzerland, Swiss Bullion y Bullion Exchanges.

Invertir en fondos de inversión de oro

Los fondos de inversión de oro invierten en todo lo que envuelve a este metal precioso. Es menos seguro que comprar oro físico al no invertir directamente en lingotes, por ejemplo, pero es una alternativa estupenda para ciertos objetivos financieros.

Invertir en oro fondos inversión

Invertir en ETFs de oro

La diferencia con invertir en oro comprando lingotes, monedas o joyas o hacerlo mediante un fondo de inversión es que aquí inviertes en unfondo cotizado que replica el comportamiento del oro. Es decir, son fondos que no invierten en oro en sí, sino en acciones con un rendimiento, a priori, similar.

Tu mejor opción

¿Cuál es tu caso particular?

Dependiendo de tu inversión inicial, del rendimiento que esperes obtener, de cuándo lo quieras y de la cantidad de riesgo que quieras asumir, cualquiera de las opciones que te hemos comentado podría ser considerada y válida.

Pero ¿tienes claro cuál?

Si necesitas ayuda con ese primer paso, ponte en contacto con nosotros y te atenderemos encantados, a fin de que le saques la máxima rentabilidad posible a invertir en oro.