Centros Offshore

Pago con Tarjeta de Crédito VISA, Mastercard o American Express

La mejor optimización fiscal

La mejor optimización fiscal - offshore.finance

Para realizar la mejor optimización fiscal tenemos que tener muy en cuenta decidir bien el país de destino de nuestra inversión, tanto si somos una sociedad como un particular, deberemos analizar en profundidad las oportunidades, en términos de optimización fiscal, que nos brindan los paraísos fiscales y otros territorios con libres de impuestos dentro del marco de la legalidad internacional vigente. Si bien antaño percibíamos los paraísos fiscales como unas islas recónditas a las que acudían las grandes fortunas, algunas de las cual de procedencia incierta, para “mantener a salvo” su riqueza, lejos de los controles tributarios de los países desarrollados, hoy este concepto ha ido evolucionando y vemos cómo territorios tan próximos a nosotros, como Mónaco o Gibraltar, aún son considerados como paraísos fiscales según los parámetros de la OCDE. Sin embargo, multitud de grandes multinacionales aprovechan estos beneficios fiscales para conseguir una mejor optimización fiscal que anualmente les supone un ahorro millonario en tributación. Antes de profundizar en los tipos de paraísos fiscales que existen y qué tipo de sociedades que acuden a ellos, empecemos por preguntarnos a qué llamamos optimización fiscal.

¿Qué es la optimización fiscal?

Cuando hablamos de optimización fiscal nos referimos al uso que hacen las empresas y, en algunos casos, los grandes patrimonios personales para obtener beneficios fiscales que otorgan ciertos territorios extranjeros y que anualmente se transforma en un ahorro más que considerable si lo comparamos con los tipos impositivos de países como Alemania, Reino Unido, Italia, España o Estados Unidos, los cuales sitúan en torno al 30% el impuesto de sociedades. En otras palabras, el objetivo de la optimización fiscal es buscar la mejor forma de reducir costes en tributación eligiendo aquellos países cuya tributación sea más favorable. Y esto, ¿cómo se consigue?

Principalmente, vemos que existen tres tipos de empresas que acuden a los paraísos fiscales u otros territorios de países desarrollados con exención fiscal en busca de una mejor optimización fiscal:

las sociedades financieras, las instituciones de inversión colectiva y los holding. Cada una de ellas aprovecha una estructura empresarial específica para beneficiarse de las rebajas fiscales del paraíso fiscal elegido. Así, las sociedades financieras optan por crear filiales en los paraísos fiscales para la emisión de deuda bajo el aval de la empresa matriz; las instituciones de inversión colectiva com por ejemplo las SICAV, que no necesitan acudir a los paraísos fiscales para una optimización fiscal puesto que ya cuentan con una carga impositiva ventajosa en muchos países de origen, se aprovechan de las facilidades a la hora de su creación y escapan al riguroso control de su gestión por parte del estado; por último, la figura de los holding se utiliza para crear filiales que ejerzan actividad fuera del lugar de origen de la matriz para aprovechar las ventajas fiscales en cada uno de estos territorios.

Ahora que hemos visto lo que podríamos hacer en los paraísos fiscales para mejorar nuestra optimización fiscal, veremos qué territorios podrían considerarse como paraísos fiscales según los diferentes criterios de clasificación. Esto nos ayudará a conocer mejor las posibilidades que cada uno de ellos puede ofrecemos a la hora de tomar la decisión de dónde dirigir nuestro capital para obtener una mejor optimización fiscal.

Conoce los paraísos fiscales para una mejor optimización fiscal

Para evaluar la idoneidad o no de un paraíso fiscal en cuanto a la optimización fiscal de nuestras inversiones, deberemos primero conocer a qué se llama paraíso fiscal y qué territorios son considerados como tal. En primer lugar, debemos señalar que no existe una estandarización internacional para clasificar a los paraísos fiscales, por lo que nos referiremos a los estándares que utilizan la OCDE y la Tax Justice Network (TJN) a tal respecto. En segundo lugar, debemos apuntar que la razón de ser un paraíso fiscal puede deberse a criterios de competencia fiscal o de obtención de recursos para atraer el capital extranjero. En este punto observamos que existen paraísos fiscales con una carga fiscal prácticamente inexistente, paraísos fiscales que mantienen el secreto bancario a menos que sea requerido por las autoridades, paraísos fiscales que no intercambian información y paraísos fiscales con una regulación específica para no residentes. Cada uno de ellos con sus ventajas y desventajas para mejorar la optimización fiscal de nuestro dinero.

 Si empezamos por la Unión Europea, el único criterio que considera nuestro país a la hora de incluir a un territorio en su lista de paraísos fiscal es el hecho de que tal país haya firmado o no los acuerdos de intercambio de información. Por su parte, la OCDE se guía por la implantación o no de estándares de transparencia fiscal con la firma de al menos 12 convenios en materia de intercambio de información fiscal. Con ello, a día de hoy en la lista de paraísos fiscales de la OCDE solo figuran 4 países: Bahrain, Panamá, Vanuatu y Naurú. Aunque la realidad es otra, puesto que gran parte de los países firmantes de estos convenios conservan aún un sistema tributario paralelo para no residentes con las mismas ventajas fiscales de siempre y fieles al secreto bancario. Finalmente, la lista de la TJN incorpora aquellos territorios con un sistema tributario es deficiente e insuficiente, y puede sorprender que países como Holanda o Irlanda figuren en este listado.

Ahora que conocemos qué tipos de paraísos fiscales existen y si pueden considerarse como tales en función de qué organismo estén clasificados, estaremos un paso más cerca de mejorar nuestra optimización fiscal. Continuemos, pues, con la lista de los mejores y peores paraísos fiscales a los que podremos dirigirnos para optimizar nuestro dinero.

Los mejores y peores territorios para la optimización fiscal

Una herramienta que puede ayudar a clarificar cuáles podrían ser los mejores y peores paraísos fiscales a los que acudir para mejorar la optimización fiscal de cualquier empresa es el índice de optimización fiscal. Este índice puede elaborarse en función de los parámetros relacionados con los paraísos fiscales que se consideren de relevancia y ponderarlos posteriormente según la importancia de cada parámetro. Por ejemplo, si consideramos relevante que el paraíso fiscal al que vamos a destinar nuestras inversiones:

  • 1. sea políticamente estable
  • 2. sea fiscalmente más favorable que otros países de la Unión Europea
  • 3. tenga una renta per cápita alta;
  • 4. sus prácticas de ocultación de información estén dentro de la legalidad.

Siendo los puntos 2 y 4 los más importantes. Si con estos parámetros analizamos uno a uno los paraísos fiscales, el índice de optimización fiscal resultante, vemos que los territorios de Panamá y Baharein serían los dos mejores a los que acudir; mientras que Dominica, Santa Lucía y Liberia estarían entre los peores.

No obstante, el índice de optimización fiscal puede elaborarse en función de los parámetros que la empresa o asesor considere más relevantes. Hay empresas a las que el hecho de que un paraíso fiscal esté al límite de la legalidad en cuanto al intercambio de información con las autoridades correspondientes les es irrelevante. Sean cuales sean los criterios que se tomen en consideración, la utilización de este índice de optimización fiscal puede ser útil en cierta manera para ayudarnos en la toma de decisiones.

¿Qué ocurre en la práctica con las grandes empresas?

Si nos fijamos en las compañías que integran el bolsa de Wall Street, observamos algo bastante distinto a lo que nos dice el índice de optimización fiscal que hemos comentado anteriormente: las Panamá no es el destino predilecto de las filiales de estas empresas. Como tampoco lo es para otras multinacionales norteamericanas, como Google, Amazon, Apple. ¿Por qué sucede esto? En el caso de las filiales de las empresas norteamericanas en su mayoría han optado por instalarse en el estado de Delaware, Irlanda y Holanda. Google y Apple, por su parte, utiliza sus filiales en Irlanda y Holanda para transferir sus beneficios a un paraíso fiscal.

Optimización fiscal de las grandes empresas

¿Qué beneficios son reportan estos tres territorios para mejorar nuestra optimización fiscal? El estado de Delaware exime en su totalidad el pago de impuestos de sociedades a aquellas empresas que no realicen ninguna actividad en Estados Unidos. Irlanda, por su parte, cuenta con una legislación fiscal bastante laxa y permite el reparto de dividendos antes del pago de impuestos y alojar los beneficios en filiales asentadas en el extranjero. Holanda, para los holding, exime del pago total de impuestos a los dividendos y ganancias de las filiales.

Con ello vemos que tampoco es necesario irse muy lejos ni a una isla recóndita para aprovechar los beneficios fiscales que nos reportan algunos países de nuestro entorno, y que utilizando sus ventajosas condiciones conseguiremos una adecuada optimización fiscal para nuestra empresa.

Dejar un Comentario

Nombre: *
E-mail: * No será publicado
Comentarios:*

Carrito  

No hay servicios

0 € Transporte
0 € Total

Carrito Confirmar

Information Service

Pago con Tarjeta de Crédito VISA, Mastercard o American Express

Newsletter

Protected by Copyscape