Centros Offshore

Pago con Tarjeta de Crédito VISA, Mastercard o American Express

Nunca suba al carrusel del IVA

Nunca suba al carrusel del IVA - offshore.finance

El carrusel de IVA es como las Agencias de Impuestos denomina al fraude en la declaración del impuesto sobre el valor añadido que tiene su origen en las transacciones intracomunitarias. El fraude del carrusel de IVA es un entramado tan complejo de estructuras empresariales que dificulta enormemente su investigación, y su consiguiente desmantelamiento. El carrusel de IVA supone un gravísimo problema para los estados miembro de la Unión Europea, cuantificado en miles de millones de euros, ya que el país defraudado no solo verá cómo deja de ingresar la cuantía de IVA que le corresponde, sino que además estará obligado a devolver las cuantías soportadas por las empresas que constituyen este entramado. Pasemos seguidamente a describir en qué consiste este carrusel de IVA y qué modalidades puede presentar.

El origen del carrusel de IVA

Las empresas que utilizan el  carrusel de IVA, como hemos mencionado anteriormente, hace uso de las lagunas aún vigentes en las transacciones intracomunitarias para cometer el fraude sobre este impuesto. La compra-venta de mercancías y servicios entre los países que conforman la Unión Europea se rige por el Acta Única Europea, por la cual existe la libre circulación de mercancías, de tal forma que la empresa exportadora no repercute el IVA en su factura y es la empresa importadora la que mediante un sistema de autoliquidación se auto repercute y deduce el IVA correspondiente a su país de residencia. Esto es así porque no todos los países de la Unión Europea manejan el mismo tipo de gravamen para el impuesto sobre el valor añadido. Posteriormente, la empresa importadora venderá su mercancía en el mercado nacional repercutiendo el IVA correspondiente al destinatario final o a una tercera empresa, e ingresando, si corresponde, el IVA recaudado en su liquidación trimestral.

Si todos los estados miembro aplicasen el mismo tipo de gravamen, el país que realiza la entrega repercutiría el IVA al país adquiriente, que tendría derecho a su devolución. Es decir, las cuotas ingresadas en un país serían deducibles en otro, con gran perjuicio para los estados netamente importadores como Alemania. La inexistencia en una uniformidad fiscal en términos de IVA entre los países miembros de la Unión Europea y la falta de cooperación entre las agencias tributarias de los diferentes países de la Unión Europea surgen organizaciones dedicadas al fraude fiscal harán su agosto con el carrusel de IVA.

yo amo iva

En qué consiste el carrusel de IVA

El carrusel de IVA funciona a través de un complejo entramado de estructuras empresariales, en el que diferenciamos principalmente tres tipos de empresas que serán las que aglutinarán el grosso de las operaciones.

El fraude del carrusel de IVA comienza con una empresa nacional (A) que realiza una compra a otra empresa ubicada en otro estado miembro. Esta empresa (A) al recibir la mercancía se auto repercute el IVA y simultáneamente se lo deduce al presentar su liquidación trimestral y la carta de pago dispensada por las autoridades aduaneras. Posteriormente, esta empresa (A), que ya ha pagado y se ha deducido el IVA de su compra intracomunitaria, vende en el mercado nacional la mercancía a una tercera empresa (B), repercutiendo el IVA correspondiente en territorio europeo. Sin embargo, la empresa (A), que en el argot se conoce como empresa “trucha”, nunca ingresará el IVA de la venta a la empresa (B), ya que rápidamente desaparecerá sin dejar rastro. La empresa (B), que ha soportado el IVA de la compra a la empresa (A) solita su devolución correspondiente en la liquidación trimestral y más tarde vende a una cuarta empresa (C) los productos con un escaso margen de ganancia. La empresa B es la empresa “pantalla” y podría haber más de una. El círculo se cierra cuando la empresa C vuelve a vender los productos a otro país miembro, venta no sujeta a IVA, y solicita a la Agencia de Impuestos la devolución por la compra a la empresa B. De ahí el nombre de carrusel de IVA.

Variantes del entramado del carrusel de IVA

La estructura descrita anteriormente detalla lo que sería un entramado simple del carrusel de IVA. Pero este presenta diversas variantes que lo llegan a complicar hasta límites insospechados. Para empezar, la empresa “trucha” suele estar gestionada por un testaferro insolvente, para evitar derivaciones de responsabilidad, y carece de una estructura empresarial real. De hecho, hemos visto cómo en algunas tramas desmanteladas los testaferros han resultado ser mendigos sin hogar, reclutados por los cabecillas de la operación. Las empresas “trucha” son así fácilmente desmontables para desaparecer con rapidez, una vez se ha transferido la mercancía a la/s empresa/s “pantalla”.

Por su parte, las empresas “pantalla” actuarían dentro del marco de la legalidad presentando sus impuestos reglamentarios, siendo su único objetivo ocultar la conexión entre A y C. Por su parte, C sería la empresa que se lucraría del fraude, ya que compraría la mercancía a bajo coste a B y luego la revendería fuera del país a precios muchas veces por debajo del precio de mercado. Los productos que suelen ser más atractivos para este carrusel de IVA son los dispositivos electrónicos. Sin embargo, no es raro encontrar que la mercancía es solo ficticia y lo único que circulan son facturas falsas, cajas vacías o con contenido sin valor alguno. También puede darse que la empresa C simule una venta intracomunitaria ficticia y posteriormente ponga en circulación la mercancía en el mercado nacional. De todo ello, quizás lo que más puede desviar la atención de los inspectores de este carrusel de IVA sea la estructura de las empresas “pantalla”, porque al funcionar con normalidad y no tener cuentas pendientes con la Agencia de Impuestos hace poco sospechar de su involucramiento en la tramada del carrusel de IVA, salvo por sus ventas con escasos márgenes de beneficio.

nunca suba al carrusel del iva

Consecuencias del carrusel de IVA

Utilicemos un ejemplo ilustrativo con cifras para clarificar la cuantía que puede llegar a suponer el fraude del carrusel de IVA. Digamos que A (ubicada en Alemania) compra a H (ubicada en Francia) un lote de mercancía por una factura de 100€ más 19€ de IVA. Al llegar la mercancía a territorio alemán, A recibe la carta de pago por parte de las autoridades aduaneras e ingresa los 19€, que posteriormente le serán devueltos en su liquidación trimestral. Seguidamente, A vende a B (ambas empresas forman parte de la trama) esa misma mercancía, ahora por un valor de 150€ más 29€ de IVA. A tendría que ingresar a la Agencia de Impuestos esos 29€, pero no lo hará porque desaparecerá. Luego, B pide la devolución de los 29€ que ha soportado. Hasta aquí el fraude supone 29€ no ingresados más 29€ devueltos. Finalmente, B vende a C la misma mercancía por un valor simbólico, digamos 157€ más 29€ IVA. B actúa con normalidad y en su liquidación trimestral ingresa sus 330€ repercutidos. Ahora C vende la misma mercancía a F (ubicada en Francia) en una factura no sujeta a IVA por 300€ y además solicita la devolución de sus 29€ soportados.

Como podéis imaginar, el carrusel de IVA supone un gran perjuicio para el país defraudado por diferentes razones. Gracias al carrusel de IVA, las empresas que forman parte de la trama se lucran no solo por ahorrarse las cuotas de IVA correspondientes que deberían ingresar, sino por beneficiarse de las devoluciones del impuesto solicitadas, lo cual supone un doble saqueo de las arcas públicas: La Agencia de impuestos deja de ingresar y además abona las devoluciones. Por otro lado, al beneficiarse del fraude de este carrusel de IVA, las empresas de la trama están en condiciones de vender su mercancía a precios por debajo del precio del mercado, dándose una competencia desleal con respecto al resto de compañías y negocios del sector, a los cuales causa grandes pérdidas. Como mencionábamos antes, en el carrusel de IVA se maneja con frecuencia artículos de electrónica de consumo, informática o telecomunicaciones, que son relativamente fáciles de poner en circulación en cualquier país de la Unión Europea.

A falta de cifras oficiales por parte de las autoridades alemanas el fraude es difícilmente cuantificable con exactitud, se estima que solo en Alemania el carrusel de IVA podría significar una pérdida de cerca de más dos mil millones de euros, siendo el segundo país de la Unión Europea más perjudicado por esta trama, por detrás del Reino Unido.

La constitución de sociedades en la Unión Europea para realizar el carrusel de IVA están muy penalizadas por las Agencia de Impuestos y nunca deben ser utilizadas para tal fín, por lo tanto defendemos que nunca suba al carrusel de IVA.

Dejar un Comentario

Nombre: *
E-mail: * No será publicado
Comentarios:*

Carrito  

No hay servicios

0 € Transporte
0 € Total

Carrito Confirmar

Information Service

Pago con Tarjeta de Crédito VISA, Mastercard o American Express

Newsletter

Protected by Copyscape